PENSAMIENTOS Y DECISIONES QUE TE ENGORDAN

pensamientos que engordan

Si has tenido alguna dificultad con el control de tu peso, seguramente a lo primero que le echas la culpa es a los alimentos que estás consumiendo, y terminas culpando al pan, a la pizza y a la coca-cola.

Si bien es cierto que las comidas cargadas de harina refinada, azúcar, grasas saturadas y alimentos procesados, contribuyen a la obesidad, debemos ir más a fondo para tratar la causa real del problema y el porque de nuestras elecciones por estos alimentos.

Ya que si aprendes a tomar mejores decisiones esto te permitirá elegir alimentos que contribuyan a la mejora tu salud y por lo tanto mejorar tu desempeño en todas las actividades que realizas día a día.

Entonces vamos a analizar diferentes aspectos con el fin de ayudarte a tomar mejores decisiones para tu salud.

LO QUE TE ENGORDA SON TUS PENSAMIENTOS

Cuida tus pensamientos!

¿Cómo que los pensamientos engordan?. Así es, todo empieza en tu mente. En general en cualquier aspecto de la vida nuestros pensamientos que tenemos acerca de la vida, del amor, de la familia, de la salud, de las finanzas etc. son los que determinan donde y como estamos actualmente.

Pensamientos positivos y alegres ayudarán a que te sientas bien. Pero la tendencia de los seres humanos siempre va hacia los pensamientos negativos, la gran mayoría de personas se entrega a pensamientos negativos y pareciera que hubiera cierto deleite en esto.

Has visto noticias los últimos días?. Cuántas de estas noticias fueros positivas?. Seguramente la respuesta es que muy pocas, los noticieros están llenos de noticias catastróficas, tristes y negativas, ¿sabes porqué?. Porque es lo que a la gente más le gusta.

Si las buenas noticias realmente fueran lo que más disfrutara la gente, los noticieros estarían llenas de ellas, porque en últimas ellos deben vender lo que más gusta.

El deleitarse en pensamientos negativos trae consigo depresión, tristeza y una sensación de malestar emocional general. Esto desencadena una serie de reacciones en nuestro cuerpo que hace que busquemos de alguna manera sentirnos mejor.

CUANDO LA COMIDA ES MÁS QUE COMIDA

Muchas personas en este estado usan la comida como un instrumento de placer, ya que las comidas altas en harinas, azúcar y grasas tienen la capacidad de hacerte sentir reconfortado. Desafortunadamente esta sensación dura poco tiempo y luego terminas sintiéndote peor de lo que estabas y con ganas de buscar más comida reconfortante.

Y ya sabemos los estragos que hace este tipo de comida en nuestro cuerpo y por lo tanto en la salud.

Por lo tanto, si quieres iniciar un proceso para alcanzar un peso más saludable, antes de mejorar tu sistema de nutrición, debes evaluar la calidad de tus pensamientos o situaciones de la vida que generan pensamientos negativos y trabajar seriamente en este aspecto.

Para algunas personas es suficiente con pequeños cambios de actitud para mejorar sustancialmente la calidad de pensamientos que tienen. En otros casos, se puede llegar a requerir ayuda especializada y apoyo familiar para lograr la mejora de los pensamientos y emociones.

Cualquiera que sea tu caso, todo es válido con el fin de que los pensamientos que tengas te ayuden a tomar decisiones sanas y beneficiosas para tu vida.

Una vez estés trabajando en este aspecto, ya puedes empezar a implementar un sistema de nutrición que te permita alcanzar tus objetivos. Esto aumentará en gran proporción la probabilidad de que alcances tus metas y tener un peso y talla saludable acompañada de salud mental y emocional.

MEJORA TU RELACIÓN CON LA COMIDA

Sabías que entre tu y la comida existe una estrecha relación?. Comer es un acto instintivo desde el primer momento en que nacemos. Comer garantiza nuestra supervivencia, si dejas de comer, te mueres, así de simple.

Gracias al acto de comer, puedes garantizar a tu cuerpo los nutrientes que necesitas para que todo tu organismo funcione bien. Por eso, es muy común agradecer cuando te sientas a la mesa para alimentarte o cuando alguien te ofrece un alimento.

Sin embargo la relación con la comida, al igual que con algunas personas, se puede establecer una relación tóxica, que en vez de generarte bienestar termina generando perjuicios en diferentes aspectos de tú vida.

Para nuestros antepasados conseguir comida era su principal objetivo del día. Debían salir a cazar y a buscar alimentos que traer a su tribu. Cada día debían salir a conseguir los alimentos que garantizarían la supervivencia.

Hoy en día ya no vemos la comida de esa manera. Aunque todos debemos trabajar para conseguir un sustento para nuestras familias y poder traer alimentos a casa, en muchas ocasiones el acto de comer no se debe a un hambre real.

ENGORDAR ES EL NEGOCIO

El mercado actual nos tiene sometidos a una oferta constante de alimentos cargados de azúcar, harina y grasa. Cuando ves la televisión, cuando miras tu celular, cuando sales a la calle, todo en general te induce a comer.

Si a esto sumamos que tus pensamientos son negativos o depresivos, verás en la comida una amiga con quien ahogar tus penas.

Entonces te pregunto ¿Cómo es tu relación con tu comida? ¿Disfrutas lo que comes al 100% sin sentirte culpable después? ¿Cuándo quieres comer que tipos de alimentos son los que se te antojan?.

ESCUCHA A TU CUERPO NO A LA COMIDA

Cuando pasas cerca a un sitio donde tienen comida reconfortante con pizzas y hamburguesas, notarás que los letreros de avisos de promoción de estos alimentos se esfuerzan es mostrarte fotografías ampliadas donde prácticamente puedes degustar con tus ojos el sabor de un hamburguesa.

Que haces en estos casos, ¿escuchas a la comida o escuchas a tu cuerpo?.

En los tiempos que estamos viviendo se hace necesario en prestar atención especial a las necesidades de tu cuerpo para tomar decisiones saludables. Si no escuchas a tu cuerpo y terminas escuchando a la comida, entonces el decidir comer alimentos altos en grasa, harina y azúcar, será una decisión de casi todos los día, ya que todos los días estás expuesto a la oferta de este tipo de comida.

De manera que sin darte cuenta terminarás convirtiendo este tipo de comida en parte habitual y cotidiana de tu dieta, y por lo tanto cada día estarás dando un paso hacia la obesidad.

Si eres consciente de las necesidades reales de tu cuerpo, será mucho más fácil no caer en tentaciones que a la larga afectarán tu salud.

LLENA PRIMERO TU MENTE

Para concluir, la calidad de tus pensamientos te acercan o te alejan de aquellas decisiones que contribuirán a mejorar tu salud. Recuerda, todo empieza en la mente. Llena tu mente con los pensamientos adecuados y tus pensamientos llenarán tu estómago con los alimentos adecuados.

Que tengas un gran día. Si te gusto este artículo y crees que puede ayudar a más personas, compártelo¡

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Últimos post

RECIBE NUESTRA GUÍA DE ALIMENTACION SALUDABLE

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos productos, actualizaciones.

Post relacionados