DIETA CETOGÉNICA: EL MEJOR ALIADO PARA BAJAR DE PESO QUEMANDO SOLO GRASA!

blog para madres

Bienvenido a la información relacionada con la DIETA CETOGÉNICA. Aunque no soy partidaria de las dietas y los regímenes alimenticios que restrinjan algún tipo grupo de los macronutrientes, tengo que reconocer que en mi concepto existe una dieta que vale la pena probar por los innumerables beneficios que trae para la salud. Esta es mi historia:

Mi nombre es Alexandra García, tengo 37 años. Soy madre de una hermosa niña y al igual que muchas mujeres  tuve muchas dificultades para recuperar mi figura después de mi embarazo. Cuando veía mujeres que después de tener un hijo y que estaban con sobrepeso, sinceramente pensaba que era debido al descuido y falta de voluntad para regresar a un peso saludable y que las hiciera sentir bien es. Obviamente pensaba estas cosas desde mi total ignorancia, ya que desconocía completamente como cambiaba la vida y las prioridades de una mujer después de tener un hijo, y obviamente el cuerpo también cambia en  la gran mayoría de las mujeres. Cuando fue mi turno de ser madre, mi mundo cambió, más que eso, quedo pies arriba, nunca imaginé que fuera tan hermoso y a la vez tan difícil. Y sumado al vuelco de mi vida, estaba mi cuerpo, que luego de un año de lactancia materna (la cual pensaba me ayudaría a bajar de peso), no había bajado ni un  gramo, ya que estaba con 10 kilos, que no tenía antes de mi embarazo. Navegando en internet llegó a mis ojos una información relacionada con la dieta cetogénica, la cual me pareció interesante y profundicé en este método y en sus beneficios.

De la dieta cetogénica tengo para contarte que es un método de alimentación donde los carbohidratos se reducen drásticamente, y las calorías que consumimos provienen en un alto porcentaje de grasas saludables, también se consume proteína pero es más alto el porcentaje de grasa, esto es un requisito fundamental para hacer una dieta cetogénica exitosa. Este sistema de nutrición obliga al cuerpo a tomar la energía que requerimos para realizar nuestras actividades, de la grasa que tenemos acumulada. Generalmente nuestro organismo toma la energía de los carbohidratos, pero al no tenerlos disponibles (porque los estamos consumiendo en muy baja cantidad), no tiene otra opción que quemar grasa todo el tiempo y tomar de allí la energía. Recordemos que nuestro cerebro utiliza como fuente de energía la glucosa, la cual viene de los carbohidratos, pero hay otra fuente mejor de energía y son los acetoacetatos, los cuales resultan después de catabolizar la grasa para volverla energía;  cuando digo que esta fuente de energía puede ser mejor es porque el cerebro responde mejor e incluso es una dieta recomendada para aquellas personas que padecen de epilepsia refractiva, ya que las cetonas tienen un gran efecto anticonvulsivante. Cuando leí este información de la dieta cetogénica, me pareció interesante y muy lógico, y justamente lo que necesitaba, ya que me sentía estancada y frustada en mi proceso de bajar de peso. A estas alturas comprendía a las mujeres que después de ser madres no habían logrado recuperar su figura, y que hacían algunos intentos, como dejar de picar entre comidas, o dejar de comer dulces o harinas etc, pero a la final en su gran mayoría no obtenían resultados, simplemente porque hacían los intentos, pero no tenían un método serio y contundente que diera en el blanco y lograra ese anhelado objetivo de bajar de peso (quemando solo grasa), protegiendo la musculatura y sin pasar hambre. Otro de los beneficios de estar en un estado de cetosis, es que cuando sigues la dieta de manera rigurosa, comes hasta estar saciado y una vez se acabe la energía que el cuerpo saca de los alimentos, como se encuentra en un estado de cetosis, el continua tomando energía de la grasa acumulada, provocando que  se demore más en darte hambre, caso contrario a lo que sucede cuando consumes una dieta alta en carbohidratos, ya que cuando la energía que te suministra los alimentos se agota,  el cerebro envía una orden para que te de hambre y tengas que comer más y por lo tanto la grasa que tienes reservada allí se queda. Los beneficios para la salud de esta dieta son muchos, pero de la mano de tantas ventajas, hay una desventaja con la que debes lidiar durante los días que decidas llevarla (en mi concepto), y es la ansiedad por los carbohidratos. En la experiencia que he tenido con esta dieta, mi mayor reto fue resistir la tentación de comer cualquier cosa que fuera dulce o harina, hasta algunas frutas, las cuales están prohibidas  en su mayoría en esta dieta; lo que me ayudó en los momentos de tentación, fue pensar en mi objetivo, me enfocaba en el resultado, visualizaba como me iba a ver y me hacía consciente de que si resistía la tentación era inevitable que el resultado llegara; en cambio sí mi voluntad no era fuerte y empezaba a comer mis antojos (dulces y harinas), simplemente seguiría igual que ante o talvez aumentaría de peso y pasaría el tiempo quejándome y sintiéndome inconforme. A muchas personas nos pasa que estamos inconformes con aspectos de nuestro cuerpo, mente o de nuestra vida, hacemos algunos intentos por algunos días, pero a la final caemos fácilmente en las tentaciones de volver a nuestros hábitos perjudiciales y nuestra vida sigue igual, pero siempre sintiendo esa inconformidad por no tener la fuerza de voluntad de lograr cambios sustanciales en nuestras vidas. Lo que me gustó de la dieta cetogénica es que, si eres juicioso y la haces seriamente, vas a ver resultados muy rápido, en mi caso perdí casi tres kilos en un mes, la reducción de medidas fue muy evidente especialmente en la zona abdominal donde tenía bastante grasa acumulada. Esta bajada de peso fue un gran motivador para continuar trabajando por recuperar mi figura, ya que bajar tres kilos de manera saludable en un solo mes, después de un año de estancamiento, fue muy gratificante y satisfactorio. Entonces pensé si en un mes pude lograr esto, en tres o cuatro meses llegaré a mi objetivo principal. ¡Así lo hice y lo logré!!!. Bueno y te sigo contando mi proceso, en el segundo mes continué con la dieta cetogénica moderada, (moderadamente en carbohidratos), ya no era tan estricta como el primer mes. Al finalizar el segundo mes había perdido 5,5 kilos. En este momento detuve la dieta, así lo había planeado, solo 2 meses de dieta cetogénica consideraba suficiente para lograr un cambio que me motivara, para mejorar mi fuerza de voluntad y comprender que si es posible que mi cuerpo respondiera; en estos dos meses fue como un reseteo y comprobé que se puede vivir sin dulces y harinas; pero voy a ser sincera, es posible vivir sin comer esos antojos deliciosos, pero no es la vida que quiero vivir siempre, la comida reconfortante es muy delicioso y es uno de los grandes placeres que podemos disfrutar, así que nunca me visualicé en una dieta cetogénica permanente. Ya para el tercer mes cambié a una alimentación sana pero más flexible, que permite darte tus gustos sin afectar tus objetivos, en otros de mis post hablo de este proceso, el cual me permitió el alcance de mis objetivos en 5 meses.

Para lograr llevar una dieta cetogénica adecuadamente tuve dos grandes aliados:

Esta página es excelente, contiene toda la información que necesitas para llevar a cabo la dieta, recetas increíbles, el menú completamente planificado, como hacer el mercado, tips, testimonios, foro donde realizar las dudas sobre este proceso, quienes no deben hacer este tipo de dietas, contraindicaciones etc. La recomiendo a ojo cerrado.

  • Aunque es opcional y no es necesario, en mi caso utilicé suplementos que me ayudan a aumentar las cetonas en sangre, las cuales son los compuestos responsables de que el cuerpo utilice la grasa como combustible. Es muy común que en los tres primeros días de la dieta se sienta un malestar parecido a la gripa, con dolor de cabeza y desalienta, este es el proceso de adaptación y de entrada al estado de cetosis, en estos casos es útil tomar un suplemento para minimizar el malestar y potencializar la entrada a la cetosis. Cuando te encuentras en un estado cetogénico, tu cuerpo produce cetonas, ya que en ausencia de carbohidratos el cerebro para garantizar nuestra supervivencia, busca sus reservas energéticas en las grasas, y para esto necesitamos tener cetonas en la sangre. El suplemento que utilicé contenía Beta-Hidroxibutirato): este compuesto ayuda a poner nuestro organismo a permanecer en estado de cetosis, y de esta manera ayudar a bajar de peso y reducir medidas, pero debido a la quema de grasa.

Por último quiero hablar sobre el ejercicio. Durante mi proceso, los primeros  kilos los perdí solo con dieta, no hice ejercicio.  En esa época me sentía demasiado exausta, tenía muchas tareas con el cuidado de mi bebé y de la casa, y no me provocaba hacer ejercicio, no sentía fuerzas. Pero sabía que en algún momento tenía que hacer algo de ejercicio para que mi cuerpo quedara armonioso. Ahora hago ejercicio unas 3 o 4 veces por semana. Aprendí algo muy importante y es que para bajar de peso la dieta es lo fundamental, con el ejercicio se logra mejorar el tono de los músculos, se moldea y se da esa forma atlética que es tan bonita, pero la bajada de peso la dieta es lo primero, ya que como mencioné antes solo con una alimentación específica para este objetivo bajé de peso sin una gota de sudor. A veces en el gimnasio me encuentro con personas que llegan a hacer cardio o ejercicio como locos, que para bajar de peso, y dentro de mí pienso ohhh si ellos supieran, pero  prefiero no entrometerme, pues las personas muy pocas veces toman en serio los consejos.

Espero que este post te sirva de alguna ayuda!!! Quedo atenta a tus inquietudes.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Últimos post

RECIBE NUESTRA GUÍA DE ALIMENTACION SALUDABLE

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos productos, actualizaciones.

Post relacionados

quemadores de grasa

EL MEJOR QUEMADOR DE GRASA

Escucha “Los mejores quemadores de grasa” en Spreaker. ¿QUÉ SON LOS QUEMADORES DE GRASA? En esta semana hablaremos sobre los famosos quemadores de grasa. Actualmente